lunes, 29 de diciembre de 2008

Como en un pequeño Bagadad. Amira Hass.

Todavía hay quien tiene lo que hay que tener para escribir sobre lo que ocurre.

El artículo... sin palabras.

Como en un pequeño Bagdad



Por Gaza





Fuimos.

¿Cuántos? No lo sé, nunca se me dio bien contar personas.

Es triste ver que todo aquello por lo que tú luchas se va a la mierda tan facilmente, pero aún te da esperanzas encontrar gente que no se da por vencida.

Hamás no es santo de mi devoción, pero si la alternativa son los ataques masivos de parte del mundo civilizado y democrático, permítanme que me lo piense.

No sé qué carajos vamos proclamando cuando, a la hora de la verdad, todos somos iguales.

Me niego a formar parte de esto.



sábado, 27 de diciembre de 2008

Manifestación 28.12.2008


Hay gente que no puede tener la fiesta en paz.

Cuando me ha llegado el sms esta mañana de un amigo, yo aún no había visto las noticias.

Ahora llevo en la cabeza la cifra de más de 155 personas muertas, la mayoría de ellos, civiles.

Para tener armamento tan sofisticado y un ejército tan preparado, no entiendo cómo las cuentas nunca cuadran y los muertos civiles siempre acostumbran a ser más que los muertos combatientes.

Mañana hay convocada una manifestación frente a la Embajada de Israel, a las 12h de la mañana, por la ONG Paz Ahora.

La dirección es C/ Velázquez, 150.
Metro: República Argentina.

Nos vemos allí.


miércoles, 24 de diciembre de 2008

Prende la luz


Hacía tiempo que no veía tanta kipá junta.

Los niños pequeños correteaban por la plaza con globos en las manos y los adultos, unos solos, otros acompañados, se movían tímidamente al compás de la música -en teoría tradicional- que se escuchaba a través de los altavoces.

Aunque lo que más se veía eran abrazos y saludos. Y también a una chica, de unos 16 años, con una antorcha de acá para allá.

Lo cierto es que la gente empezó a llegar sobre las 18.30h. Fueron más inteligentes que nosotros: el nuevo día no comienza hasta la caída del sol y es entonces cuando se prende la vela, no antes. Yo no caí hasta que ya estábamos allí, y nuestros pies se enfriaban por momentos.

Al fin vimos a un montoncito de gente subido en la tarima, detrás de la janukía. Ahora es cuando empieza todo, pensé, vamos a ver qué dicen estos hombres.

Entré automáticamente en modo misa y puse las orejas a la escucha, como los niños.

Comenzó el director de Casa Sefarad, explicando el porqué de celebrar Hanuka en las calles de Madrid. "Lo que queremos es hacer llegar nuestra cultura a la gente, que la comprenda, y también que se acerque y comprenda a Israel". Me pregunté, como siempre, por qué mezclan churras con merinas, por muy conectadas que ambas cosas puedan estar en un momento determinado. Israel siempre está ahí, viva el imaginario colectivo.

Cuando dieron paso al Gran Rabino de Israel me dije: hija mía, ¿por qué no escuchaste a Jonathan cuando dijo que Hanuka era una fiesta muy sionista?. Madre mía. Recé para que no terminaran cantando, por una de estas casualidades, la HaTikva.

Tuve suerte: no lo hicieron.

Cuando empezaron con las bendiciones de rigor, la plaza estaba ya llena de gente. También hubo cánticos, pero parte del Shemá Israel y un shoshanim suelto, Sonia y yo nos pasamos más de diez minutos sin entender una sola palabra.

Mientras los altavoces nos hacían llegar tanta palabra indescifrable para nosotras, uno de los rabinos, chiquitito y con cara de risueño (nada que ver con lo que he visto por Jerusalén tantas veces), se puso a bailar sobre la tarima y a dar palmas para animar a la gente. ¡Daban ganas de subirse con él!.

Después, el baile típico (que fue sólo uno y que, además, apenas pudimos ver porque había demasiada gente delante) y los sufganiot. Cuando íbamos abriéndonos paso hacia la mesa, saltando por encima de kipás de todos los colores y tamaños, vislumbré la vajilla: un maravilloso despliegue de platos, vasos y servilletas de papel con la estrella de David, por su puesto, todo en blanco y azul, que iban y venían. Me acordé de aquel supermercado en Haifa donde todas y cada una de las etiquetas del embutido tenían un banderita israelí. Me entró la risa: aquel día de compras fue uno de los más divertidos del viaje. El chico que estaba a mi lado, con su sombrero negro y sus incipientes tirabuzones, bastante más joven que yo, se me quedó mirando con cara de "¿y a ésta qué le pasa?".

Avanzamos en la fila entre una muchedumbre, al parecer, tan hambrienta como nosotras, mientras escuchábamos conversaciones salpicadas de alguna que otra palabra en hebreo. Beseder! ken! Hanuka sameaj! Y poco más pudimos entender.

El de los tirabuzones se nos quedó mirando y le dijo a su amigo que no sabía que había tanto judío en Madrid. Me sonrió. Puse una medio sonrisa "Si yo te contara...", pensé yo.

Cuando llegamos a la mesa sólo quedaba té verde en vasos, por cierto, de color verde. ¡Esto es una señal! le dije a Sonia bromeando.

Mientras dábamos vueltas por la plaza -sabes? hablé ayer con Oriel-, -anda, pues el pobre Jonathan hoy duerme en tienda de campaña-, apareció delante de nosotras uno de los rabinos que había estado arriba en la tarima, con una bolsa repleta de velas y otra hasta arriba de pequeñas peonzas. El hombre nos sonrió y nos deseó una feliz Hanuka al tiempo que nos alcanzaba una vela a cada una: una azul y otra blanca. La estampa perfecta, je. Por la paz, nos dijo. Que falta nos hace, pensamos nosotras. Se quedó con la peonza. ¡Yo quería una! aunque me dio menos pena porque eran de colores fluorescentes, nada que ver con la que tiene sus letritas y todo, diciendo eso de "un milagro ocurrió ahí".

Dudé entre darle las gracias en Hebreo o en Español, pero al final opté por el segundo; al fin y al cabo ¿No estábamos en España? ¿y no se puede ser judío español hablando Castellano? Así terminamos con un "Gracias, feliz Hanuka para usted también". ¡Viva la lengua materna!.

Nos volvimos a un banco que había libre y nos sentamos. Pasó por allí una mujer y nos miró. Sonreí. Nos sonrió. Miró hacia delante y volvió la cabeza de nuevo hacia nosotras: "Hanuka sameaj".

Ay, Dios
-pensé- otra vez como en Israel, que se piensan que somos judías y empiezan a hablarnos en hebreo. Sabía que nos había deseado una feliz hanuka, pero le dije que no hablábamos hebreo. La mujer, muy amable, y con un terrible acento inglés, nos respondió "¿No sabéis lo que significa? Mirad, hanukua es esta fiesta; sameaj es como feliz, así que hanuka sameaj es feliz hanuka". "Hanuka sameaj para ti también", respondimos.

La mujer, profesora, por cierto, seguía allí "¿Y qué os parece que se celebre así en Madrid?". Yo, a esas alturas de la fiesta, me encontraba un tanto confusa. Salí del paso con un "¡Es la primera vez que se hace aquí! El año pasado lo montaron en Barcelona". A lo que la mujer respondió con un gran "¡¡Síii!! nosotros lo celebramos todos los años en Londres!! ¡qué sorpresa tan grande me he llevado al verlo en Madrid!". Parecía tan contenta...

La mujer nos volvió a sonreír y se fue. Nosotras acabamos nuestro té y, para compensar la falta de sufganiot, nos fuimos a comer un kebab a un restaurante turco cercano.

¡El que no se consuela es porque no quiere!


Ayer, mientras intentaba hacer los sufganiot en casa (hay que agradecerle a Magda el regalo del libro de cocina Sefardí) y pensaba en las velas, me vino a la cabeza aquella canción de Ismael Serrano:



"No puedo pensar que todas las batallas están perdidas.
Pobre de aquel que nos recuerde que la historia se termina.
Un rumor de alas y tormenta inunda toda la avenida.
En los muros leí los gritos que nos dan bienvenida"


¡Prende la luz!





domingo, 21 de diciembre de 2008

18 de Diciembre






Hear the Shministim in their own words: Why we refuse.

Over 20,000 letters of support. The Shministim campaign has been translated into Spanish, French, Portuguese, Turkish, Japanese, and other languages.

Photo by Eitan Isaacson.

Yesterday, December 18th, was the Shministim Day of Action in Israel. Even as Tamar Katz remained in solitary confinement, the Shministim were thrilled. They told us they had not seen this much media coverage in Israel of young refusers in years. The global response, which continues to grow, has been ovewhelming. I want to share with you this first-hand account that Rebecca Vilkomerson wrote about the day. And, thank you so much from all of us at Jewish Voice for Peace.

Our work continues.

Sydney Levy Jewish Voice for Peace



It is hard to convey, and impossible to overstate, just how completely saturated Israeli culture is by the heroic image of the Israeli Army. In school, advertisements, marketing campaigns,store discounts, discussions with neighbors, every way you can imagine, the Army is portrayed as the ultimate form of service to the country. When I took my daughter, who is five, to the doctor recently, the doctor began her explanation of how vaccines worked in this way: "you know how Israel has an Army that protects us? Well the vaccines are your body's army…"

It is simply everywhere.

That is what makes the shministim all the more remarkable. These are young adults, just out of high school, who have managed to break through all the myths that they have been immersed in and figured out for themselves what the Army actually does. Having reached the conclusion that being in the Army would force them to commit immoral actions, they have taken the next obvious---but in no way easy---step of taking action by refusing to serve. All in the face of family pressure, peer pressure and societal pressure that is absolutely intense. They are willing to pay the price, which can and does include jail time, for standing up for what they know is right.

As far as I am concerned, as a mother who is raising two Israeli daughters, they could not be better role models.

So I invited my daughter to join me at the December 18th Day of Action in Solidarity with the Shministim, and I was thrilled that she even agreed to leave her sister's Chanukah party early to accompany me.

The Day of Action had already attracted welcome attention:

a front page article this morning in Haaretz, a moving statement of solidarity from U.S. Army war resisters, and a strongly worded statement of support from Amnesty International.

When we arrived, the first thing we saw was box after box after box after box lined up on the street. These were the letters and postcards that had been generated by the international campaign, over 20,000 in total. We were arrayed across the street from the imposing kiriya, the Army headquarters. This was as close as the police would allow us to get. We were a small group, about two hundred people, and this reminded me just how brave and still isolated the refusenik movement in Israel is, and therefore how much the international support really means. The spirited crowd chanted and yelled support as some of the shministim--Omer Goldman, Sahar Vardi, Raz Bar-David Varon--and the relatives of Yuval Ophir-Auron and Sahar Vardi, took turns bringing the boxes of letters to the locked gates of the kiriya, where eventually two men in suits agreed to take them all inside. They make a nice group, indicative of how a refusenik can come from any part of Israeli society, as Omer's father made his career high up in the Mossad and Sahar's family are relentlessly dedicated left-wing activists. There is a traditional belief in Yiddish culture, which comes from the Jewish mystical tradition, about the lamedvavniks, the thirty six righteous and humble people for whom God saves the world. The shministim are our lamedvavniks-our voice of conscience, our tiny flickering hope of building a society that does not willingly participate in controlling, terrorizing, and killing the Palestinian people-enforcing the checkpoints, demolishing homes, destroying ancient olive groves, building the Wall, confiscating land, enforcing siege and all the other immoral and illegal actions of the occupation. In the last minutes of the demonstration, I talked briefly with one of the organizers. She said, "you know, there's a lot more we can do with these letters. We can hand them out on the streets of Tel Aviv. There are all sorts of things we can do." She was clearly buoyed and excited about building on the movement the Day of Action had generated. And as we got back on our bike to ride home in the still-warm December air, my daughter said to me, "Mama, I never want to be in the Army." This is how it can begin. Because what if instead of six, or ten or sixty, six hundred refused? What if 6000 refused? The occupation would be over.

Rebecca Vilkomerson

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Valor y vergüenza


Unos dicen que cada vez la cosa va a menos; otros, que lo mínimo que sienten es desprecio hacia esos desagradecidos "¿Qué quieren? es su país, viven en él ¿y se niegan a defenderlo? ¿Es que ahora se lleva eso de estar contra la ocupación?".

Yo, personalmente, no puedo dejar de admirar a esta gente. ¿Quién tiene el valor para ser fiel a sus principios, sobre todo cuando el ambiente no es el más propicio?.

Precisamente ayer, saltando de web en web, di con unos testimonios de soldados israelíes en una reunión conjunta con palestinos. Forman parte del grupo Combatants for Peace.

Jewish Voice for Peace ha lanzado una campaña de apoyo a los objetores israelíes, pidiendo al gobierno que les deje en libertad. Nos quejamos mucho de los pueblos aún por civilizar, pero que venga alguien a decirme si es normal que te encarcelen por negarte a servir en el ejército... y estamos hablando de Israel.

¿Cómo se puede pagar así a los que buscan una alternativa no violenta al conflicto?

Si crees que es injusto, apoya la campaña.

December 18th - Tell Israel: free the Shministim!



Ellos, nosotros, todos te lo agradeceremos.


support.refusers.israel@gmail.com


martes, 16 de diciembre de 2008

Las elecciones, el diálogo y Hitler


Mazal tov para tu amiga!"

Le acababa de decir a Oriel que Nadia estaba embarazada.

"Ojalá tuviera yo algo sobre lo que poder estar tan feliz", continuó.

Hacía un tiempo que no hablábamos, había estado fuera del país. Pensé que sería el síndrome post-vacacional-de-vuelta-a-Israel. Pero no.

"La universidad y la política me mantienen deprimido".

Me sorprendió. Cuando estuvimos juntos este verano, no me pareció que se interesara en exceso por la política y, menos aún, que fuera un pesimista nato. En realidad, el suyo es uno de los puntos de vista más originales que últimamente he tenido la oportunidad de escuchar.

"No hay ningún candidato que realmente me diga algo, que me haga pensar que esto va a cambiar. Necesitamos un verdadero cambio. Primero tenemos que arreglar los problemas entre nosotros, esta fractura en la sociedad que nos corroe; sólo entonces podremos arreglar los problemas con nuestros vecinos".

Hoy, leyendo El País, me he encontrado con que el Likud va cada vez más a la derecha y que tiene serias posibilidades de obtener una buena victoria en las legislativas del 10 de febrero. Por lo visto, al señor Netanyahu le salió el tiro por la culata intentando dar una imagen moderada y terminó contando entre sus filas con gente a la que eso de "diálogo" le suena a chiste.

Pero vamos más allá: resulta que uno de sus colaboradores, el señor Feiglin, se declaró hace unos años admirador de Hitler. El artículo de El País resalta que Feiglin consideraba a Hitler " 'genio militar incomparable' que 'dotó a Alemania de orden público y de un régimen ejemplar con un sistema judicial apropiado'. Añadía Feiglin que el sionismo es 'racista' y que los palestinos son 'inferiores' porque fracasaron a la hora de lograr su Estado a lo largo de la historia".

Teniendo en cuenta cómo está el panorama en cuanto a exaltación del nazismo se refiere, yo me pregunto cómo es que a este hombre se le permitió decir aquello y quedarse tal cual. A veces pienso que cosas como estas sólo pueden pasar en Israel: entre políticos que dicen admirar las tácticas militares de Hitler y grupos nazis barriendo las calles del país de tanto en cuando, parece que hemos salido del cuento de "el mundo al revés".

Se excusará el señor Feiglin, supongo, alegando que aquellos comentarios fueron hace ahora diez años y que, si salen a la luz, es sólo porque a algunos antisemitas les interesa tergiversar sus palabras. Tampoco sería la primera vez que a Juan Miguel Muñoz se le echa en cara tal acusación.

En cualquier caso, habrá que ir cruzando los dedos para el 10 de febrero y rezar para que la candidata de Kadima, Tzipi Livni (que no sé si será mejor, pero peor, desde luego, no parece) sepa sacar ventaja de tan bochornosos comentarios.

¡Hagan sus apuestas!



domingo, 14 de diciembre de 2008

¡Se armó el Belén!


Después de semanas intentando evitar a toda costa los Belenes, al final me he tenido que dar por vencida.

Ya es un tópico eso de "cada año empezamos antes a poner las luces en las calles, los villancicos en los supermercados y los anuncios de juguetes, perfumes y cava en la televisión". Nos gusta repetirnos; es como aquello de "como este verano de calor, ninguno, eh?".

Yo, como cada año también, he procurado pasarlo por alto. Para empezar, no sé qué tiene que ver todo lo que hacemos con lo que Jesús predicó. Una no es entendida en el tema, pero tengo un par de intuiciones a las que he decidido escuchar y no, no encuentro relación alguna entre lo que fue y lo que es. Ya ni siquiera las misas por televisión, que siempre me han hecho sentir culpable por cambiar de canal, me impresionan. Lo he comprobado esta mañana.

Además, poner el Belén es una tradición con cierta solera y a mí ver tanto personajillo vestido de pastor me hace sentir nostalgia. Desde que leí el libro Palestinos de Lola Bañón, cada año, por estas fechas, me imagino las luces en la plaza de Manger (Mahd), con la mezquita de Omar Ibn Jattab iluminada, a un lado, y la Basílica de la Natividad, al otro.

Ahora que parece que el turismo vuelve tímidamente a afluir en la región (en Belén y, si acaso, Hebrón. Fuera de los sitios Bíblicos, rara gente se aventura a entrar) quizá ya no sea lo mismo y las personas determinadas a peregrinar como sea por la tierra de Jesús cambien el paisaje con su cámara de fotos en mano, la cruz colgada al cuello.

Yo, pobre de mí, me tengo que conformar con ver la exposición de Belenes que inunda Madrid, y con las imágenes, en terciopelo y tela, que del Niño Jesús cuelgan desde las ventanas de muchos de mis vecinos.

El miércoles, en el trabajo, uno de los niños, marroquí, decidió que Jesús estaba un poco solo y cambió las figuras de forma que el recién nacido terminó entre los brazos de su madre. "Es que, profe, es mejor así, el niño está mejor abrazado". No le faltaba razón.

Esa noche, cuando llegué a casa de mis padres, vi a mi madre y a mi hermana buscando las figuritas del Belén. El viernes entré en el salón y pillé a mi padre y a mi madre en plena pelea con las luces del árbol: que si estas no van, que si desenreda eso, que como me cabree van todas a la basura... En fin, lo típico por estas fechas. Al final lo consiguieron, no sin cierto esfuerzo, y teniendo que renunciar, además, a hacer que el juego completo funcionara.

¿Pusiste por fin el Belén en tu casa?- me preguntaron- Aún no... esta noche... o mañana- contesté.

Al final ha sido hoy, domingo, cuando lo he terminado de colocar. Es un Belén a medida, tamaño mini, para los que vivimos en un piso de cuarenta y pocos metros cuadrados.

Eso sí, no tiene nada que envidiar a los otros, y, para darle más realismo, le he puesto un murito... ¿Qué sería de Belén sin el muro?



¡¡Que los Reyes Magos no tropiecen con él y nos traigan muchas cositas!!

Y nosotros, mientras tanto, a pensar en ello. Es lo mínimo, ¿no?.



martes, 9 de diciembre de 2008

Adieu Mères II


Todo el mundo sabe que muchos judíos españoles emigraron (me pregunto si "emigrar" es realmente la palabra adecuada), entre otros lugares, al norte de África después del edicto de expulsión promulgado por los Reyes Católicos. Pero, al menos para mí, hablar de los Reyes Católicos es hablar de los tiempos de Maricastaña. O lo que es lo mismo: de algo que ocurrió mucho, pero que muuucho tiempo atrás, y que no tiene ningún tipo de nexo con el presente.

Quizá por eso se me quedó cara de "cuéntame más" cuando supe que su padre en realidad era marroquí de origen sefardí y que abandonó el país en el que había nacido para irse a vivir a Israel. Ni que decir tiene que me quedé con las ganas, pero ¿qué vas a contar cuando compartes con una pro-palestina la mesa de tu casa a la hora de cenar?. Mejor hablar de qué lindo sol hizo durante el día y ahorrarse posibles situaciones incómodas, ¿no?.

Buscando por la red cómo poder ver la película Adieu Mères (Adiós madres), me he encontrado con un archivo en formato pdf que hablaba mil maravillas sobre la convivencia pacífica, respetuosa y entrañable que existía entre las comunidades judía y musulmana en el país vecino durante la segunda mitad del siglo pasado.

¿Por qué la gente se empeña en edulcorarlo todo?
Dejaré el tema para una próxima entrada.

El caso es que la película en cuestión se proyecta de nuevo este domingo, día 14, a las 20h, en el mismo lugar en que se ha proyectado hoy.



Si alguien se apunta...

Adieu Mères - II Muestra Cine Africano


Martes 9 de Diciembre.
20h.


Ya sé que llega un poco tarde, pero no he sabido hasta hace cinco minutos de la existencia de esta muestra de cine africano.

Quienes tengamos la mala suerte de no poder verla esta tarde, quizá la podamos encontrar por otros lugares.




En 1960, los judíos marroquíes empezaron a emigrar en masa a Israel, alentados por los agentes de inmigración del nuevo Estado. La película cuenta en clave de drama la historia de dos familias, una judía y otra musulmana, unidas por una estrecha amistad pero cuyos destinos se separan.

Adieu mères es el último largometraje de Mohamed Ismail, de quien ya hemos visto Et après y Ici et là. Adieu mères ha sido la película elegida para representar a Marruecos para los premios Oscar.


II MUESTRA DE CINE AFRICANO DE MADRID

Organiza: Ull Anònim con el soporte de AECID y la colaboración de Lince Comunicación y Pequeño Cine Estudio
Fecha: 9 de Diciembre
Lugar: Pequeño Cine Estudio; c/ Magallanes 1 (Metro Quevedo)
Precio: 6.50 €.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Morir en Jerusalén

En su primera película, Medalia -la directora- se acerca al conflicto entre israelíes y palestinos intentando unir en conversación a dos madres que han perdido a sus hijas en un atentado terrorista. Presenta así el microcosmos del conflicto a través de los ojos de dos familias profundamente afectadas por la pérdida y un enfrentamiento de compleja solución.

Tras la proyección, la directora ayudará a completar la visión de su obra y responderá a todas las preguntas.

Será el 1 de diciembre a las 19h en el CMU San Juan Evangelista (Av/ Gregorio del Amo, 4), con entrada libre hasta completar aforo.

Más información: Casa Sefarad

Fuente: Carta de Sefarad



sábado, 22 de noviembre de 2008

¿Y esto verde qué es?

Desde que lo descubrí de la mano de Jihan en el hotel Al-Yasmin de Nablus, casi, casi no he podido vivir sin él. Y digo casi porque en España no es fácil de encontrar, de hecho, aún no lo he visto por ningún lado. Claro que también puede ser que yo no sepa buscar. Pero imaginaos la cara que se me quedó cuando el hombre de la tienda, a mi pregunta de si tenían tahina, me contestó con un: "eso es de Oriente Medio! nosotros no tenemos cosas de Oriente Medio! somos marroquíes, no lo ves?". Oooops, perdone usted! Como para volver a por otra... quita, quita.

En el campo de trabajo, cada mañana para el desayuno y cada noche para la cena, ahí estaba yo la primera, botella de aceite de oliva en mano, esperando a que Laila, Tareq o Fadi trajeran la bolsa con za3tar (somos realmente buenos trabajando en equipo, ¡menuda coordinación!).

Luego abrir el pan, untar la parte de dentro en aceite y dejarlo reposar sobre el platito con za3tar tres segundos, lo justo para que quede bien pegadito... mmmmm.




Quería traerme un poco a España, pero teniendo en cuenta que después del campo íbamos a estar otros diez días viajando por Israel, me pareció que ya llevaba suficiente peso en la mochila como para añadir más, así que dejé las compras para el último momento. Habíamos quedado en pasarnos por Ramallah antes de volver a casa; lo compraría entonces.

Para no variar, el plan no salió como esperábamos, y Sonia y yo nos vimos a las tres de la tarde de aquel viernes en Cisjordania, sin la más remota idea de cómo poder llegar al aeropuerto de Ben Gurión siendo Sabbat en Israel para coger a tiempo nuestro avión de vuelta a Madrid aquella misma noche. ¡Como para pensar en el za3tar!.

Menos mal que las oportunidades vienen y van, y este año Islam venía a estudiar a España. Le pregunté si le importaba traerme un poco, ¡pero en qué hora!. Mi petición llegó la tarde justo antes de su partida y en pleno Ramadán. ¿Que y qué? pues que durante el Ramadán las tiendas cierran antes para poder romper el ayuno en familia. Así que mi buen amigo tuvo que ingeniárselas y llamar a su madre que, a su vez, tomó el za3tar dichoso de la casa de una amiga a la que estaba visitando en ese momento.

Después del trayecto Nablus-Jordania-España, llegó a mi cocina en la provincia de Toledo. ¡Qué alegría, qué alboroto!.

Aún me queda un poco...



viernes, 21 de noviembre de 2008

Ciclo Palestina 181


El próximo 26 de Noviembre se celebra el Día internacional de solidaridad con Palestina. La fecha hace referencia a la resolución número 181 de Naciones Unidas, aprobada en 1947, por la que el territorio de la Palestina histórica que se hallaba bajo el Mandato Británico quedaba dividido en dos: uno para la población autóctona (independientemente de sus creencias religiosas) y otro para los emigrantes judíos que habían ido llegando a lo largo de las últimas décadas y, que en el año de la resolución, aún continuaban haciéndolo.

No entiendo, sinceramente, el buen hacer de la ONU. ¿Primero dividimos el territorio y luego te decimos "ay, pobrecito, vamos a solidarizarnos contigo?". Un sinsentido más entre muchos otros.

Hace ya un tiempo, hablando con el amigo de un amigo (ambos israelíes), me dijo: "entiendo cómo te sientes, yo también lo he pensado muchas veces y lo siento, sé que no es justo lo que está pasando; pero es raro porque, al mismo tiempo, me siento feliz porque sé lo que ese día supuso para el pueblo judío". Mirando a su cara, supe que lo decía con toda sinceridad, y creo que ambos, en ese momento, nos sentimos un poco víctimas de una situación en la que el bien de uno suele suponer el mal del otro.

Supongo que, según están las cosas, nos queda "Día internacional" para rato, así que quizá podamos aprovechar y pasarnos por algunas de las actividades organizadas.

Aquí os dejo el programa:

Jueves 27 de noviembre ***

Conferencia Palestina en el cine, con Al-Zubaidi -director de cine-, Margarita Lobo -miembro de la Filmoteca Española-, y Gema Martín Muñoz -directora general de Casa Árabe-.

viernes 28 de noviembre ***

Proyección del largometraje Palestine, a People´s Record (Palestina, crónica de un Pueblo)

Lunes 1 de diciembre ***

Presentación del libro Segregados y recluidos. Los palestinos y las amenazas a su seguridad, de Rafael Escudero Alday.


Las tres actividades programadas comenzarán a las 19.30h y tendrán lugar en la sede de Casa Árabe (c/ Alcalá, 62).

La entrada es gratuita hasta completar aforo.

Más información en Ciclo Palestina 181, Casa Árabe



jueves, 20 de noviembre de 2008

More than imagine


El último día que estuve en Ramallah antes de empezar el viaje por Israel, Khalil, en el jardín del hotel donde nos alojamos Sonia y yo aquella noche, nos dijo: "No hay comunicación, saben unos de la existencia de los otros, pero es como una imagen lejana, difusa; ninguno de los dos sabe cómo es el otro, qué hace, qué siente, qué quiere. ¿Cuántos chicos palestinos hemos conocido que conozcan a un israelí más allá de los soldados en un checkpoint? así no se puede conocer la realidad. ¿Y cuántos israelíes habrá que mantengan relación con los palestinos de Cisjordania y Gaza? Todo el mundo habla de hacer las paces pero ¿cómo se puede hacer las paces con alguien a quien no se conoce, a quien nunca has mirado a la cara?".

Sólo cuando se entienden las cosas, se pueden solucionar. Y no todo se entiende a través de los libros, con palabras escritas sobre papel, con párrafos llenos de datos estadísticos e información segmentada en capítulos y epígrafes varios. No.

La obra del sábado nos presentó cuatro vidas: una madre en el hospital a punto de perder a su hijo por culpa de una bala israelí; una enfermera que, cansada de las humillaciones diarias, decide explotarse en medio de Tel Aviv; un soldado israelí demasiado cansado de la historia de persecución que ha sufrido su pueblo como para albergar cualquier tipo de sentimiento que no sea para con los suyos; y su hermano, también soldado, que se ahoga en una situación que se le antoja escandalosamente injusta y que acaba por afectarle personalmente.

Las cuatro historias, presentadas en fragmentos, terminan uniéndose en el hospital israelí, donde el hijo de la mujer palestina acaba de morir y uno de sus pulmones termina en el cuerpo de la niñita de cinco años,hija del segundo de los soldados, a la que la bomba adosada al cuerpo de la enfermera palestina ha hecho añicos en una zapatería de la ciudad.

Frente al odio y el rencor, la violencia, del primer soldado y la enfermera, se alzan, como únicos supervivientes, los padres palestinos que deciden donar los órganos de su hijo para salvar la vida de otros niños y la reflexión y valentía del padre de la niña israelí herida en la explosión, que se enfrenta a los suyos por pensar diferente.

Todo lo sucedido desde hace décadas no ha sido justo, pero quizá deberíamos plantearnos otras formas de afrontar el problema antes de seguir estancados en recriminaciones y rencores acumulados que a ningún lado nos llevan.

No se trata de olvidar, tampoco sé hasta qué punto es posible perdonar, pero hay que que saber que el presente es el presente, que no todo el pasado se puede recuperar y que lo que el futuro nos depare está, en gran medida, en nuestras manos.

¿Qué es lo que queremos?

La obra me dejó tarareando una canción que escuché hace algo más de un año. Os dejo con ella.


My Space - Pablo Bloom



Mafalda




¿Os acordáis de la cancioncilla aquella de "Este fue a por leña/ este la partió/ este fue a por huevos/ este los frió/ y el más pequeñito/ todos se los comió?

Pues algo así ha sucedido con esta viñeta de Mafalda.

Sonia, mi idealista preferida, me mandó el otro día esto por email preguntándome qué ponía, que se lo había encontrado en internet, dijo.

Y yo, que apenas sí sé leer el hebreo, hice mis cálculos mentales y dije: "tsadi, resh, kof... = Chirac?" Fue lo más lógico, dentro del absurdo, que se me ocurrió. Y como con el hebreo pasa como con el árabe, que si no te sabes las vocales, te las inventas... pues eso, conjunción de planetas y Chirac al canto.

Como del resto ni con imaginación me hacía una idea de lo que decía, decidí recurrir a Jonathan, que siempre está dispuesto a echar una mano y es más salao que un ocho.

Y he aquí la traducción:

In your picture – the big banner says : freedom for all

The right smaller one says: justice for all

The left smaller one says: equality for all



Así que ya sabéis: TODO for ALL.

¡A ver si es verdad que de una vez se cumple!

Y mientras tanto... que viva Mafalda!



domingo, 16 de noviembre de 2008

Israel en 3D


¡He encontrado la forma de viajar a Israel sin pagar un duro!

Para la gente que no me tiene en facebook y no puede ver las fotos de los viajes, esta web puede ser una solución: Virtual Tours of Israel.

Aunque aquí sólo se muestran los lugares turísticos de lo que hoy es Israel y no se ven otros muchos sitios dignos de visita en los Territorios Palestinos.

Algo es algo.



sábado, 15 de noviembre de 2008

Encuentro Palestino-Israelí en el Congreso de los Diputados


DÍA 25. Encuentro palestino-israelí en el Congreso de los Diputados.

La asociación Infomedio organiza una actividad en el seno del Congreso de los Diputados en torno a la paz y la reconciliación entre palestinos e israelíes.

Robi Damelin, portavoz israelí del Foro Israelí-Palestino de Familias de Caídos en Pro de la Reconciliación y la Paz, y Ali Abu Awwad, portavoz palestino de la citada organización, intervendrán ante representantes de todos los grupos políticos.

El acto tendrá lugar el martes 25 de noviembre a las 11 horas en la Sala Clara Campoamor-Congreso de los Diputados (Carrera de San Jerónimo, nº 40).

Esta es la tercera visita del Foro Israelí-Palestino de Familias en todas ellas ha contado con el apoyo y el patrocinio de Infomedio. La presentación estará a cargo de Jordi Pedret, Diputado por Barcelona y Coordinador del Intergrupo Parlamentario por Palestina.

Organizan: Intergrupo Parlamentario por Palestina y la Asociación Infomedio.

Por razones de seguridad propias del Congreso es obligatorio confirmar asistencia y enviar el número de DNI a victoria.garcia@gps.congreso.es.


Fuente: Carta de Sefarad



viernes, 14 de noviembre de 2008

¿Antisemitismo judío?



Para el aniversario de la independencia de la nación (la nuestra, en este caso) al Ayuntamiento de Móstoles se le ocurrió editar un Trivial especial con los personajes, héroes míticos, vaya, que nos llevaron a la liberación cual Moisés guiando a su pueblo a través del desierto.

Como a mi jefa le gustó la idea (no sé si más por lo didáctico del juego o por los ecos bíblicos implícitos) lo trajo al Centro. Y allí me hallé yo, rodeada de niños, la mayoría extranjeros, aprendiendo cómo Manuela Malasaña utilizó sus tijeras, que era lo único que tenía, para ayudar a la patria.

Pues bien, parece que la idea no es propiedad única del Ayuntamiento mostoleño, porque a los del Consejo de Comunidades Judías de Judea, Samaria y Gaza se les ha ocurrido exactamente lo mismo, y aprovechando la coyuntura de las fiestas (Año Nuevo, Yom kippur, Sukot...) se han dedicado a enviar, casa a casa, postalitas con niños disfrazados con atuendos bíblicos explicando la importancia de su historia en aquellas tierras que ¡horror! ahora mismo pertenecen al -crucen los dedos- futuro Estado Palestino.




Los niños, reconozcámoslo, quedan monos así vestidos. Me recuerdan a cuando mi hermana y yo nos disfrazábamos de Virgen María y de San José (el Nenuco hacía las veces de Niño Jesús) y nuestro salón se convertía en un establo improvisado. No me digan que no dan ganas de imprimirlos y mandarlos a modo de felicitación el mes próximo.

Pero a lo que vamos. Entre tanta dulzura y tanto buen hacer, destaca la imagen, un tanto distinta, que el diario Haaretz ha dedicado al tema.




Colonos agrediendo a palestinos, a soldados israelíes y, en resumen, a todo lo que se les ponga por delante.

A los de El Reloj, claro está, les ha parecido fatal (¿Habrán visitado Hebrón?), pero en algo tienen razón: menos mal que han sido los propios israelíes quienes lo han publicado, que sino, ya estaríamos escuchando alaridos al golpe de "¡Antisemitismo, antisemitismo!".

Lo de que Israel es una democracia en la que cada uno puede decir lo que le dé la gana -dejando a un lado, claro, el pequeño detalle de que te hagan caso o no- es genial, pero debería hacerse ver por un especialista esa tendencia suya, tan característica, de sacar la acusación de antisemitismo a relucir cada vez que no le gusta lo que escucha sobre sí mismo.



miércoles, 12 de noviembre de 2008

Desde Gaza y Sderot... con amor

Tendiendo puentes creo que fue el nombre que le di a la entrada sobre la famosa obra arquitectónica que Calatrava había diseñado para colgar sobre Jerusalén y que tanto dio que hablar.

Ahora se trata de otra cosa: se trata de dos amigos que decidieron no ser enemigos; cada cual con su sufrimiento y preocupaciones, sin poder verse por el cierre sobre Gaza y con muchos, estoy casi segura, de sus propias comunidades practicándoles vudú. Pero ahí siguen: escribiendo, celebrando, yendo a contracorriente.

Y es que los muros serán muy altos y los ejércitos muy poderosos pero, igual que en aquella película -Cadena perpetua- el protagonista decía que había escuchado música en la celda de aislamiento porque su pensamiento era lo único que no le podían arrebatar, estos dos hombres se empeñan en mostrar al mundo que las palabras, a veces, son más poderosas que las balas y los morteros, y que vale la pena poner lo único que nos queda al servicio de la paz.

Life must go on in Gaza and Sderot





Pensamientos al aire

No he podido resistirme a copiar y pegar este resumen de la situación...

Rockets, casualties, Gaza, Lebanon: two points of view

The common Israeli point of view:

* The latest killings and woundings of Israeli civilians by Hamas rockets are making the situation intolerable. The Hezbollah takeover of Lebanon is more proof that Iran is becoming a real threat to Israel. If we don't do something quickly, we'll be trapped between two Iranian entities: one in Lebanon and one in Gaza.

* We Israelis have to do something.

* What can we do?

o Minority view (very small minority, actually): talk with Hamas.
o Majority view:
+ Attack them - destroy their military capability, and make the citizens of Gaza sorry that they elected the terrorists of Hamas.
+ The goal of Hamas is the destruction of Israel. If we lower the pressure, all we're going to do is allow Hamas more time to gain power in order to achieve their goal of destroying Israel. Proof? Sure: we left Gaza, and what we got in return was more rockets than there were before.
+ If the people of Gaza want to stop sufferring, they should prove to us that they want peace. We proved it to them by leaving Gaza, and all we got in return was proof that they want to destroy us.


My guess about the Arab point of view:

* The rockets on Israel are nothing compared to the sufferring of the innocent civilians in Gaza now and in Lebanon during the last war.

* The Israeli talk about "proving to us that they want peace" is pure propaganda. They didn't really leave Gaza, they just put a seige on Gaza. Their helicopters and airplanes never really left.

* The only way we can protest against the seige is by firing rockets. We'll keep firing rockets until the Israelis lift the seige.

* These rockets aren't doing any real harm - they're just proving to those cruel Israelis that they can't beat us. If we stop firing those rockets, then we lose our pride.

* Yes, Hamas wants to destroy Israel, but there's no way it can really achieve this in the forseable future, so the Israelis aren't really afraid. On the other hand, Hamas and Hezbollah are proof that we Arabs aren't so incapable as we used to think.


Tomado de Thoughts from Israel




martes, 11 de noviembre de 2008

Afonía

Trasteando de blog en blog, me he encontrado con un par de vídeos interesantes. Por ahora pondré sólo uno de ellos.

Se trata del texto que Eduardo Galeano presentó para la campaña de apoyo al Sáhara, pero dice cosas que suenan bastante familiares para, creo, la gran mayoría de nosotros.

Existe una afonía generalizada cuando se trata de hablar de ciertos temas que, como mínimo, nos debería preocupar.

El día que levantemos la cabeza para ver qué hay más allá de lo que nos quieren hacer ver y creer, el mundo será otra cosa.





Lápices para la paz


El jueves, una amiga me invitó a una exposición fotográfica en Rivas sobre diferentes lugares del mundo en conflicto.

El sábado, en el acto de clausura de Palestinian Youth Network, me confundieron con una tal Alicia. "¿Cómo van esos lápices?". ¿Qué lápices?, dije yo.

Esta misma mañana, trasteando por el foro de EstudiaSocial, me he topado con un mensaje anunciando el Acto de Lápices para la paz que, justamente, es la exposición a la que mi amiga me invitó y que lleva la tal Alicia en cuestión.

¡Dios los cría y ellos se juntan! debe de ser...

El caso, aquí os dejo la info, para quien no se anime a pasarse por la obra de teatro de este sábado; es una lástima que coincidan ambas cosas. Para quien haya comprado ya las entradas (como es el caso de servidora) aún queda la posibilidad de ver la expo de fotos durante unos días más aunque ya, claro está, sin actuaciones ni gente explicándote de qué va el asunto.





lunes, 10 de noviembre de 2008

Obama, Rahm Emanuel y Oriente Medio

Decir que los recelos no existían ya antes de su elección como presidente sería mentir, especialmente después de aquella extraña visita al Kotel.

Y digo extraña porque si bien nadie de a pie sabía a ciencia cierta si el señor Obama era musulmán, cristiano o simplemente ateo, creo que de entre todas las posibles opciones lo único que teníamos claro era no era judío. Así que lo único que me quedó por pensar viendo al ahora presidente de EEUU frente al muro del templo fue que el hombre lo hizo a modo de guiño hacia Israel.

Yo no sé ustedes, pero a mí me indignaría que se utilizase mi religión como arma política, sobre todo si es para hacerme la pelota.

El caso es que durante la recta final de la campaña parece que esos resquemores cayeron un poco en el olvido y todo el mundo empezó a creer, no se sabe si más por convicción o porque realmente necesitaban creerlo, que Obama era el cambio que el planeta estaba pidiendo a gritos.

Después de una movilización ciudadana como pocas he presenciado en mi no demasiada larga vida (lo de ceder tu status para la campaña en facebook fue lo último que me quedaba por ver), el "arregladoroficialdeproblemasmundiales" ganó las elecciones.

Ahora bien, después del júbilo inicial, de las celebraciones y del "ahora hay una posibilidad de que esto cambie", las preocupaciones comenzaron a aflorar de nuevo cuando se conoció el nombre del recién designado jefe de gabinete.

Para evitar males mayores y dejar las cosas claras desde el principio, hubo quienes se pusieron las pilas e hicieron los deberes.

El resultado me llegó por email hace unos días. Echadle un vistazo vosotros mismos...

Dear President Elect Obama,

As an israeli peace campaigner I was appalled to learn to you appointed Rahm Emmanuel as you Chief of Staff. Mr Emmanuel is known to be a pro-israel hardliner who is being suspected to have been collaborating with the Israeli intelligence -Mossad. Having witnessed the plight of the Palestinians for the past 60 years , I strongly believe that "change coming to America" means that the US ,under the lead of its promising new President, will help bring about a genuine peace dialogue with the Palestinians (including Hamas) who have been subjected to four decades of brutal occupation by the strongest state in the Middle East. In order to achieve this aim the US ought to take much more balanced view of the Israel-Palestinian conflict rather than support unquestionably and unconditionally the State of Israel as the Republican President and it previous Chief of Staff have done in the past eight years. Mr Rahm Emmanuel is known to be a strong supporter of the Likud party which does not believe in multilateral negotiations with the Palestinians or in withdrawal from the occupied Palestinian territories. Indeed the Wayne Madsen Report (6 November) revealingly states that "WMR has learned from informed U.S. intelligence sources that prospective Barack Obama's White House Chief of Staff Rahm Emanuel has an active FBI counter-intelligence file maintained on him. Emanuel's rise to the Chief of Staff position may pose a significant security problem for President-elect Obama if the FBI insists on conducting the full background security investigation normally required for senior White House officials. It goes on to say that "Emanuel was discovered to be part of a political intelligence and blackmail operation directed against Clinton by Israel's Likud Party and Binyamin Netanyahu to sink Clinton's proposed Middle East peace deal. We have also learned that the FBI investigation of Emanuel is part of a file code-named the "Mega file." "Mega" is a reference to a top-level Mossad agent in the Reagan administration who was said to have run a number of Israeli agents, including U.S. Navy spy Jonathan Pollard".

I trust that as a new US President who pledged to bring about "new social order", and to advance dialogue between nations rather than use of force, you would seek the advice and help of experts who understand the roots of the Israeli-Palestinians conflict rather than that of people whose first loyalty is to Israel and who are prepared to sacrifice any chance of peace in order to support the interests of the state of Israel.

Yours sincerely

Ruth Tenne (member of Jews for Justice for Palestinians )

London




Aproximaciones

“Estoy confuso. Me he salido del guión y me siento perdido. Intento tranquilizar mi conciencia, me repito una y otra y otra vez que yo no puedo hacer nada, y que los que pueden hacer algo tampoco lo hacen, que éste es un mundo ciego, sordo y mudo, que yo no tengo ojos, oídos ni boca pero, ¿es esto lo que quiero? ¿Es así como quiero vivir?”.

La compañía Apata Teatro será la encargada de traernos las voces de las eternas víctimas de uno y otro lado en este conflicto que parece sin fin.

Y sí, víctimas de ambos lados, porque aunque no seamos objetivos y nos duelan más unas cosas que otras por unos u otros motivos, no podemos dejar de reconocer la realidad sobre el terreno.

Pero ¿cuál es esa realidad? Esta obra de teatro parece ser una buena forma de descubrirlo.


So Happy Together

15 Noviembre, 20.30h.
CENTRO CULTURAL PACO RABAL
Calle Felipe de Diego, 11

Precio: 9 euros
Reserva de entradas: 91 507 97 40


"Al final la muerte nos iguala a todos pero, si los muertos son iguales, ¿por qué no pueden serlo los vivos?"



domingo, 9 de noviembre de 2008

Entre el clero anda el juego



- O....sssss, pon la 3, pon la 3!

En mi casa "la 3" significa Telemadrid, pero teniendo en cuenta que mi amigo vive en Melilla...

- ¿Cuál es la 3, qué dices?

- La 3, Antena3, madre mía, pero qué hacen!!!

La verdad es que me asustó y mientras encendía la tele y buscaba el mando -ese que nunca está en su sitio y menos cuando hace falta- ya me estaba imaginando explosiones, muertos y heridos por doquier.

Pero resultó que no, que no se trataba de ningún atentado ni de, mi segunda opción, ningún desastre natural: eran los cristianos griegos ortodoxos y los armenios dándose de tortas en medio del Santo Sepulcro.

Después de reponerme de la versión Matrix del clero en Jerusalén, me quedé pensando en Sonia. ¡La cantidad noches que nos pasamos en aquel lugar!

Mi amiga, que no es religiosa ni nada que se le parezca, encontró la paz de espíritu precisamente allí, así que después del Adhan, cuando oscurecía y los turistas dejaban de pasear por la ciudad vieja, me decía aquello de "Carmencita, ¿no te apetece ir a dar una vuelta?".

Cada día está más claro que en esta ciudad nadie se entiende y, también, que cada cual encuentra la paz a su manera.




Tiempo de cambios...

... y no sólo en política.

Después de recibir alguna que otra sugerencia, he decidido cambiar el diseño del blog. No sé si he metido la pata o no, pero de momento así se queda. ¿No parece ahora más alegre?

Las entradas anteriores, en algunos casos, pueden ser difíciles de leer porque la combinación de colores del texto estaba pensada para escribir sobre fondo azul oscuro. Hasta que pueda modificarlo, os pido paciencia.

Eso con respecto al diseño.

En cuanto al contenido, ya veremos lo que va saliendo...

Para cualquier duda, sugerencia o muestra de cabreo infinito (je) que me queráis hacer llegar, tenéis el email en el perfil y el espacio para los comentarios al pie de cada entrada.

¡Buena lectura, feliz acercamiento!



sábado, 8 de noviembre de 2008

De vuelta


Vale, sí, lo he hecho. Claro que tampoco dije que me había ido.

Después de mi última entrada seria, del 23 de septiembre, decidí que ya estaba bien: que aquí no había nada más que hacer y que ya se podían matar entre ellos, que a mí me daba igual.

Ahora, más de un mes después, no es que esté convencida de que esto sirve para algo, pero me he dado cuenta de que por mucho que haya creído olvidarme de todo, no es cierto que lo haya hecho.

Primero fueron pequeños detalles, luego alguna que otra conversación y, por último, la película "Los limoneros", que fui a ver con Sonia, convencida yo de que no iba a cambiar ni un ápice mi decisión de pasar de todo.

Gran error.

No sé si fue por la película en sí (ver los paisajes en una pantalla gigante a tan solo unos pocos metros fue como volver, por un instante, allí) o por la compañía; o quizá fuera por las dos cosas, pero removió de arriba a abajo.

Conclusión: por mucho que me duela, desespere o me saque de mis casillas de vez en cuando, Palestina e Israel siguen formando parte de mí, de algún modo (jeje, ya me estoy imaginando lo que dirá Jonathan: "¿por qué no te preocupas mejor por el medio ambiente? es más saludable para tu equilibrio mental y también estás ayudando al planeta!").

En este tiempo sin escribir me he perdido las que podrían haber sido algunas entradas interesantes, como el concierto-homenaje a Isaac Rabin de este pasado martes; lástima. Pero como lo hecho, hecho está y no hay forma de volver atrás, mejor mirar para el futuro y ver qué se puede hacer.

Y en esa línea quiero deciros que voy a recuperar el sentido original del nombre de este blog: "El olor del café", nombre que he tomado prestado de la obra de teatro que narra la historia de amistad de dos amigas: una israelí y otra palestina. Eso significa que quiero volver a creer que la paz y la convivencia (¡y ojalá el entendimiento, algún día!) son posibles entre gentes comunes de ambos lados. Y precisamente por ello no me voy a limitar a colgar información referida única y exclusivamente a la parte palestina.

De momento, mañana, sábado, hay una actuación de Dabka en Madrid a cargo del grupo Al Zaitouna (no os lo podéis perder!!), a las 21h, junto con la actuación de la cantante Mais Shalash , en el Centro Cultural Conde Luque.

¡¡Nos vemos!!



viernes, 3 de octubre de 2008





HOMENAJE A MAHMUD DARWISH

Lunes 6 de octubre, 19.30h
Sede de Casa Árabe

En la lectura pública participarán los arabistas Pedro Martínez Montávez, Clara Janés, María Luisa Prieto y Rosa Isabel Martínez Lillo, traductores de la obra de Darwish al castellano; el periodista Alfonso Armada, los escritores Sara Rosenberg, Ricardo Gómez y Marta Sanz, el músico y poeta Ángel Petisme, la poeta Ana Rosetti, el editor y poeta Jesús Munárriz y las actrices Teresa del Olmo y Ángeles Ladrón de Guevara. El escritor Abdelkader Chaui y el poeta Abdul Hadi Saadoun recitarán a Darwish en su lengua original, el periodista y escritor Miguel-Anxo Murado lo hará en gallego, y el actor Jordi Dauder en catalán.




Más información





martes, 23 de septiembre de 2008

Por los siglos de los siglos...

El don de la oportunidad no va conmigo. Si aún me quedaba una pequeña duda, ya no hay rastro de ella.

Me he pasado estos dos últimos días 'intercambiando información' (discutir no sería exactamente la palabra adecuada) con un amigo israelí sobre lo que ocurre allí. En un punto del intercambio me dijo: "¿Sabes? Cuando creo que algo es cierto, me pego a ello y no importa lo que el resto del mundo diga: si creo en ello, nadie me hace cambiar de opinión. Pero estoy pensando que quizá en ésto yo esté equivocado... o quizá lo estés tú. O a lo mejor los dos estamos en lo cierto, o los dos estamos equivocados (lo que sería un gran problema). No lo sé. Es realmente complicado".

Hoy me he levantado con la noticia del ataque en Jerusalén. Un palestino de la zona Este de la ciudad ha embestido con su coche a 19 personas, al parecer 15 de ellas soladados.

¿En qué cambia eso su situación? ¿Cómo la mejora? Ignoro sus razones, la situación personal que le ha llevado a hacerlo pero ¿cómo puede esperar nadie que los israelíes después, no ya entiendan, sino simplemente estén dispuestos a escuchar, cómo su gobierno oprime a los palestinos?

¿Cómo se les puede convencer de la injusticia de los checkpoints, por ejemplo, o del muro, cuando lo que ven es que incluso dentro de Israel "esos árabes" están dispuestos a matarlos? ¡Cómo van a quitar las barreras que les salvan de los "animales de Cisjordania"!

De nada sirve que yo hable aquí del problema del agua, de las políticas israelíes de reagrupación familiar, de los viajes a lo largo y ancho de Cisjordania, de la gente con la que me encontré allí, de los campos de refugiados... porque sólo me leerá quien ya esté convencido de lo que digo.

Nadie que perciba a los palestinos como una amenaza estará dispuesto a escuchar.

En días como hoy, dudo de que la situación vaya a cambiar alguna vez.



lunes, 15 de septiembre de 2008

1, 2, 3... probando, probando...!



A veces, bastantes, me quedo sin saber qué decir cuando la gente me mira con cara de estar viendo algo raro y me pregunta eso de 'pero... ¿cómo?'. Ese cómo tiene muchas muletillas, a saber: pero cómo se te ocurre ir allí, pero cómo lo decidiste, pero cómo te atreves a volver, pero cómo es que no piensas en tu familia, pero ¿¿cómo, cómo, cómo??

Para mí es algo tan natural pensar lo que pienso, que se me hace difícil hacérselo entender a los demás. Supongo que es el resultado de un proceso lento y largo, que va tomando forma y sentido dentro de ti de un modo más o menos consciente hasta llegar a formar una maraña de sentimientos y pensamientos bastante complicada de desmadejar. Es de esas veces que ves algo tan claro que te dan ganas de decir: ¿¡pero cómo es que no lo ves!?.



Pero tampoco se puede pretender entender en un día lo que lleva años formándose.



Aún así, lo peor no es eso: lo peor viene cuando después de ir buscando mentalmente respuestas asequibles a todas sus preguntas mientras sus cómo se van acumulando en la conversación, vas y das una respuesta que tú consideras decente... y plaf! bofetón de realidad! No lo entienden. A veces eres demasiado emocional; otras, demasiado fría; otras, es que te aburres y por eso vas a Palestina.



Así que mis queridos compañeros de país, la mayor parte del tiempo a lo máximo que llegan es a pensar que lo que digo no tiene ni pies ni cabeza y que es mejor darme la razón como a los tontos, o sonreír condescendientemente.



Luego tenemos a mis queridos israelíes... ¿cómo les vas a hacer ver tú que la gente que ellos creen que les quiere matar en realidad son personas corrientes y molientes que sólo quieren una vida normal? ja! milagros, los justos.



Así que Carmen termina como un test de autoescuela, con tres únicas opciones posibles:



a) Está como una cabra

b) Está (muy) equivocada

c) Las dos anteriores son respuestas válidas



Viendo mi fracaso más o menos estrepitoso en esto de la comunicación con mis semejantes, he decidido dejaros aquí un enlace a las impresiones de los voluntarios locales e internacionales del campo de trabajo Hope for tomorrow, que ha tenido lugar este verano en Nablus (y sí, lo sigo poniendo sin tilde porque, bien pronunciado, la fuerza no recae en la 'u' sino en la 'a').


¡A ver si ellos tienen más suerte!




Naser

"I want to say that there are many experiences that can teach you something in your life, but gathering people from different countries, living together, sharing time, efforts, food, feelings, tears – I think this was one of the most powerful experiences I have ever had."



Anna/Czech Republic

"Zajel gave me the chance to move beyond the second hand accounts about Palestine and to see with my own eyes. Now I can challenge biased accounts in the public perception by drawing on direct experience. My stay in Palestine nourished my critical thinking and my appreciation for freedom and social justice. It also showed me how much work still has to be done until Palestinians and Israelis can live together in peace and dignity. Nevertheless, I leave with 'hope for tomorrow'. Life goes on in Palestine, this much is for sure. All in all I think that Zajel is a very good program, and I'm deeply grateful to everyone who made it happen"








Hope for tomorrow

Summer Work Camp



miércoles, 10 de septiembre de 2008

Los refugiados Palestinos y la UNRWA

INVITACIÓN CONFERENCIA Y EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA SOBRE LOS REFUGIADOS DE PALESTINA

El Comité Español de la UNRWA tiene el placer de invitarle

a la inauguración de la exposición fotográfica que tendrá lugar en:

El día 11 de septiembre de 2008

A las 20:00 pm

Foro Social Mundial de las Migraciones

Edificio Tenencia de Alcaldía (Edificio B) Sala B.0.1. Plaza de la Constitución

n 1. Rivas Vaciamadrid. Madrid

La exposición irá acompañada de una conferencia que contará con la presencia de:

Teresa Aranguren (periodista y miembro de la Junta Directiva del Comité) y Raquel Martí Lezana (Directora ejecutiva Comité Español de la UNRWA)

Se proyectará además el

Documental "Vida de un Refugiado"

Esta exposición se enmarca dentro de la programación del Foro Social Mundial de las Migraciones, cuya programación puede ser consultada en www.fsmm2008.org

Festival Palestina en Bruselas





El Festival Masarat Palestine tendrá lugar en Bruselas entre el 7 de octubre de 2008 y el 31 de enero de 2009.

Aunque esas son las fechas oficiales, en realidad ya comenzó este mes de septiembre.

Si alguien está en Bruselas o le da por escaparse un fin de semana por la vieja Europa...


Acceso a la web con el programa completo aquí



martes, 9 de septiembre de 2008

Sin piedras - 22. 09.2008.





A través de los ojos de Sergi, un niño que reside en Barcelona, y de Yazan, natural de la ciudad palestina de Hebrón, el espectador asiste al cotidiano transcurrir de sus vidas, que se desarrollan en dos mundos lejanos. De la mano de Yazan, la cara habitualmente oculta del conflicto árabe-israelí se hace visible: cómo la situación afecta a la vida diaria del pueblo palestino. El retrato del día a día de Sergi pone de manifiesto la existencia de puntos en común entre ambos niños, a pesar de las evidentes y visibles diferencias.



Lugar: Círculo de Bellas Artes, Madrid

¿Cuándo? 22 de septiembre

Hora: 18h

Mas info aquí




Yoav Shamir, Checkpoint - 11.09.2008






Jueves 11 de septiembre.

Lugar: La Casa Encendida.

Ronda Valencia, 2 28012 Madrid
Tfno. 902 43 03 22
Metro/Cercanías RENFE: Embajadores

Hora: 19h.

Precio: 2 euros. Es necesario reservar las entradas con antelación.

Más info aquí

Si no te animas o no te da tiempo, puedes verlo también (aunque no entero) online.



Enlace a la página: http://www.dailymotion.com/video/x3khcf_yoav-shamir-checkpoints-16_politics



viernes, 5 de septiembre de 2008

Ojo por ojo, diente por diente y... barbaridad por barbaridad

Eye for an eye

Gaza residents should be treated the same way Gilad Shalit is being treated
Uri Orbach

Palestinian students residing in the Gaza Strip have been bitterly complaining as of late that the State of Israel does not allow them to leave the Strip and head for studies abroad, therefore causing them to miss a whole school year.

These miserable students were of course immediately elicited the support of the education fans amongst us. These Israelis, being the righteous souls that they are, somehow fail to understand how it could be that the “People of the Book,” the Jews, are depriving Palestinian students of the possibility to acquire education.

In fact, someone even argued that by preventing them from acquiring education, Israel will be pushing these students into Hamas’ arms – as if before this ban on leaving to study abroad, the students in the Gaza Strip were all members of the Palestinian vegan association.


El artículo completo, digno de ser leído, aquí y los comentarios, para después, cuando me salga algo educado que decir (#!#··¿?!#!!) y mi cara vuelva a ser la de antes.



Conversaciones al teléfono

¡Carmen! ¿Qué tal el viaje? mira que tener que enterarme por terceras personas...

Era mi primer profesor de árabe, de hace ya unos años, hablando al otro lado del teléfono.

- Cuéntame, ¿qué tal? ¿estuviste en Nablus?.

- No, no, he estado en el campo de trabajo de Birzeit, aunque fui de visita a Nablus. La situación... ya sabes cómo están las cosas por allí.

- ¿Has oído lo de los barcos que han entrado en Gaza? Me alegré tanto... aunque sólo sea por llamar la atención y que la gente se pare a mirar por un momento lo que allí pasa. Tengo familia allí, lo sabes... yo soy de allí.

- Lo sé, lo sé. Espero que lo de los barcos sirva para algo más en el futuro. (¿Qué más podía decir?)

- Quería ir, pero empiezo las clases en noviembre y ¿quién me asegura que vaya a poder entrar y, sobre todo, que vaya a poder salir a tiempo?.

Me quedo pensando en Ghada, la coordinadora del campo de trabajo: su familia es también de Gaza. Ver su cara cuando habla de su hermana es sumirse en la desesperación. Aún así, supongo que con el tiempo ha aprendido a desarrollar ciertos mecanismos de defensa y por eso se empeña en ser optimista pase lo que pase. Es increíble ver su sonrisa y la esperanza que tiene puesta en el futuro. A lo mejor es que soñar es la única forma de no hundirse en la miseria. Y no me entendáis mal: tiene una casa preciosa, un buen trabajo con el que, además, disfruta, un marido que la adora y unos hijos que son para comérselos. ¿Pero cómo puede pensar alguien siquiera en que tenga una vida normal, a pesar de todo eso, cuando no puede ver a su familia en la Franja, cuando tiene que aguantar que se lleven a sus estudiantes en medio de los exámenes, cuando no le queda más remedio que agachar la cabeza cada vez que pasa por un puesto de control?.

Cada vez que hablo de libertad, tengo la impresión de que la gente me imagina con flores en la cabeza, gritando frases del tipo 'haz el amor y no la guerra'. ¿De verdad somos tan estúpidos como para no saber lo que realmente significa esa palabra? O quizás sea que nunca nos ha faltado y nos pensamos que tener libertad no va más allá de elegir qué menú del día tomar o decidir si vamos o no a la reunión familiar del domingo.

La libertad es mucho más... es, sobre todo, saber que tú, y sólo tú, controlas tu vida.

Como decía Mafalda "¿No sería lindo levantarse un día y ver que, al fin, la vida de uno depende de uno mismo?".

Esperemos que ese momento llegue más pronto que tarde.



miércoles, 3 de septiembre de 2008

¡Me vengo a Israel!

Todo empezó por querer ver mi correo.

'No hay ningún mensaje nuevo en su bandeja de entrada. ¿Por qué no prueba a leer nuestras noticias?'.

Pincho en las noticias; total, ahora mismo no tengo otra cosa que hacer y viene bien, de vez en cuando, saber cómo va el mundo.

'Una excavación en Jerusalén descubre la antigua muralla'. Anda, mira! Oriel tiene que estar contentísimo (y sí: ya explicaré quién es Oriel).

Por aquello de tener la visión israelí (si es que tal cosa existe como tal) del asunto, me fui a Ynetnews. ¿Ahora dónde miro? ¿En mundo judío? Al fin y al cabo, la muralla es del tiempo del Segundo Templo; quizá esté allí el artículo. Veo el botoncito de Cultura. Amm... creo que tiene que estar aquí.

Me meto, busco la noticia y no veo nada que llame mi atención, excepto un artículo escrito por una mujer Israelí-Americana / Americana-Israelí con problemas de identidad. Según voy leyendo, me voy acordando de un montón de personas: de kobi cuando me decía que había gente de su universidad que creía que en Israel el transporte público era el camello, de Islam cuando me comentaba, el año pasado, que cuando estaba en Europa, le llamaban el palestino, y en Palestina, el europeo... y tantos otros con curiosidades identitarias del mismo tipo.

Los comentarios de los lectores me parecen casi lo más interesante y divertido que hay en el periódico, así que voy pinchando aleatoriamente para leer algunos de ellos.

De repente, aparece una chica que además del comentario de rigor, deja el enlace a un blog. El título me parece de lo más sugerente: superviviente de la Aliyah. ¿Por qué no leerlo?.

Así que pasando por alto el hecho de que me parece una injusticia que los judíos del mundo tengan muchas más facilidades para regresar a Israel que cualquier refugiado palestino (ains, ¿qué refugiados, qué palestinos?), pinché en el enlace.

Tengo que reconocer que me reí un rato y no precisamente de ella, sino con ella. Si no fuera por el hecho de que es judía y estaba volviendo a su Tierra Prometida, bien podría estar hablando de mí en mis viajes por aquel rincón del mundo.

Me pregunto qué es lo que hace a una persona querer emigrar, con la intención de quedarse para siempre, a Israel. ¿Motivos sugeridos por su sionismo? ¿La búsqueda de una vida mejor? Yo, con toda mi ignorancia, tengo la impresión de que los que emigran allí tienen la esperanza de encontrar realmente una tierra con ríos de leche y miel, y cuando llegan ven que hay una tremenda sequía, hasta de metáforas: ni miel, ni leche, ni ríos. Nada que ver con lo que ellos soñaban.

Estando en Haifa, nos encontramos con una de estas personas.

Después de tener la aventura más grande de mi vida en un supermercado (si no lo creéis, probad a comprar algo en hebreo), volvimos al albergue a guardar la compra en el frigorífico (gran paquete de salchichas incluído). No recuerdo qué estaba haciendo, pero el caso es que salí de la cocina y, al volver, encontré a mi amiga terminando de colocar el último tarro al tiempo que hablaba animadamente con una mujer mayor, ¡en español!. Me quedé con cara de 'esto... perdón... ¿y usted quién es?'. ¡Por las risas parecían amigas de toda la vida!.

Mira, Carmencita, esta es Alicia, ¡habla español!

Sonia, que es la persona más happy-flower del mundo mundial (toma ya mezcla entre el rosa power y Manolito el Gafotas) estaba la mar de contenta.

'Qué alegría encontrar a alguien con quien poder hablar en Español. ¿Sois amigas? ¿Qué tal?'

La mujer me dedicó lo que parecía una sonrisa totalmente sincera mientras me miraba con sus ojos azules claros.

'He venido hace unos meses a Israel y no hay mucha gente con la que poder hablar por aquí'.

'¿Está de vacaciones?'- pregunté lo que se suponía que era obvio, por mucho que me extrañase que llevase varios meses, y me llevé la sorpresa del siglo: 'No, no: he venido a quedarme. He hecho Aliyah, ¿conoces Aliyah?'.

'Amm... -puse una cara mezcla de sorpresa y circunstancias- sí, sí, sé lo que es'.

Seguía mirándola, ¡no me lo podía creer!

Un montón de preguntas vinieron a mi mente: ¿estaba sola? ¿a su edad? ¿cómo lo había decidido, cuándo? y sobre todo ¡Por qué!.

A lo largo de los días siguientes mantuvimos varias conversaciones, sin meternos mucho en su decisión de venir a Israel y nada de nada en política. ¡Incluso intentó liarnos con un chico joven que había conocido en el albergue!. Era como una mezcla entre mi abuela y una buena amiga.

Alicia estaba jubilada, había dejado a sus hijos en EEUU y se había embarcado sola en lo que, probablemente, era la mayor aventura de su vida: por mucho que hubiese vivido en México un tiempo, donde aprendió aquel castellano que aún recordaba y manejaba casi a la perfección, no creo que sea comparable.

En cierto modo envidié su determinación.

Yo, por mi parte, seguía mirándola como una pieza de museo: supongo que hay muchos judíos repartidos por el mundo que con bastante frecuencia deciden empezar de cero en Israel, pero para mí seguía representando todo un misterio.

Como soy reacia a preguntar sobre la vida privada de las personas y, sin conocerla de nada, querer saber el porqué de su decisión me parecía un tanto personal, me quedé con muchas de las preguntas que tenía rondando en mi cabeza. Supongo que no he nacido para periodista.

Sin embargo, hablamos de Dios, de sus años en México, de las anécdotas por culpa del idioma, de cómo la gente se empeña en distanciarse, de lo sola que se sentía a veces, y, en algún momento, también de los árabes.

En realidad fue sólo un comentario, y fue cosa suya, porque ni Sonia ni yo dijimos nada. Para ella eran demasiado religiosos y ese era el principal problema. Lo de los posibles atentados era, simplemente, otro riesgo más entre los muchos riesgos que había tenido que tomar cuando decidió venir a Israel.

Pensé en mis amigos. ¿Por qué la gente se empeña en creer que todos son demasiado religiosos? Supongo que es el favor que nos hacen las cadenas de televisión y los periódicos cuando se limitan a mostrarnos a los cuatro de Hamas que siempre están pegando gritos. Gracias, medios de comunicación.

Después de cambiarnos de dormitorio (otra larga historia para otro momento: lo de reservar plaza en los albergues israelíes es como jugar a la lotería) terminamos durmiendo en una habitación que había justo al lado de donde estaba ella.

Aquella noche nos dijo que por fin había firmado un contrato para tener su propio apartamento, así que al día siguiente dejaba el albergue. Un taxi vendría a recogerla.

Cuando me levanté por la mañana, al salir de la habitación, la vi organizando un montón de paquetes y de maletas. '¿Quieres que te ayudemos?' (Sí, vale: ya sé lo que estáis pensando pero ¿cómo no la íbamos a ayudar?).

'No os preocupéis, id a desayunar tranquilamente, luego nos vemos. El chico del albergue me ayudará'.

Para cuando terminamos el café y las tostadas, todos los bártulos ya estaban abajo, esperando para ser embutidos en el taxi que, según se quejaba Alicia, iba a ser demasiado pequeño. 'Le he dicho al chico que me llame a uno grande, pero me ha dicho que con uno de los pequeños tengo suficiente. ¿Tú crees que me va a caber todo eso?' La verdad es que la mujer tenía razón.

A estas alturas ya debe de estar más que acomodada en su nuevo apartamento en lo alto del Carmel, ocupada con sus clases de hebreo de no recuerdo qué organización judía, y haciendo, espero, nuevas amistades.

Yo sigo reprochándome ser tan educada y no haberla preguntado el porqué de todo aquello. Al fin y al cabo, ¿cuándo tendré otra oportunidad igual?